El Tribunal Supremo, en sentencia de 22 de enero de 2009, reitera  un importante criterio interpretativo que ya había tenido ocasión de expresar recientemente:

Las ETT están obligadas legalmente a abonar a los trabajadores salarios al menos equivalentes a los de las empresas usuarias. Ello comprende no solo los niveles salariales fijados en convenio, sino que se extiende a los estipulados en convenios extraestatutarios, pactos o acuerdos de aplicación general en aquellas empresas a los que los empleados de la ETT sean cedidos, así como también los que deriven de decisiones empresariales de alcance colectivo.

En definitiva, un trabajador en misión debe cobrar al menos lo mismo que lo que cobraría de haber sido contratado directamente por la empresa usuaria.

Be Sociable, Share!