En un hipotético escenario en el que las compañías tengan que afrontar bajas masivas, las ETT jugarán un papel clave para asegurar la continuidad del negocio.

Los cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE) dicen que hasta el 30% de los 19 millones de trabajadores que hay en España contraerá la gripe A y serán 6,5 días de promedio los que faltarán al trabajo por baja por enfermedad. Con este panorama, las organizaciones deben estar preparadas para hacer frente a las consecuencias de la nueva gripe: absentismo y pérdidas económicas que pueden paralizar la actividad empresarial, si no se cuenta con una buena estrategia para reaccionar rápida y eficazmente y así, asegurar la viabilidad de la empresa en los momentos difíciles.

Como las compañías pueden perder a buena parte de su plantilla por causa del virus, además de echar mano a sus propias bolsas de trabajo, la contratación de los servicios de una empresa de trabajo temporal (ETT) puede resultar una buena medida para no perder el ritmo de trabajo. Adecco prevé que las bajas por enfermedad provocadas por la gripe A van a aumentar en un 7,8% las horas de trabajo temporal adicional respecto a la demanda de años pasados. En total, las compañías solicitarán más de 12,5 millones de horas a estos intermediarios laborales para suplir a los empleados que causen baja por contraer la enfermedad.

Planificación
En este sentido, las ETT ya están preparándose para realizar un reclutamiento masivo en todo tipo de sectores de producción, para sustituir a empleados de diferentes puestos de trabajo. Randstad comenzó en julio a poner en marcha la preparación de planes de actuación con sus empresas clientes y trabajadores. «Los consultores se han puesto en contacto con los clientes para pedirles que hagan una previsión de sus necesidades, para detectar posibles áreas de riesgo y así preparar las bases de datos de trabajadores», explica Fátima del Hoyo, responsable de prevención de la empresa. Además, en el ámbito interno, la ETT ha puesto en marcha un plan de incremento de la actividad de reclutamiento y validación de candidatos para puestos críticos.

En Manpower, las contrataciones de la época estival han servido como entrenamiento: «La labor de identificación de puestos clave, de búsqueda de perfiles complicados y la elaboración de las bases de datos con los candidatos que hemos realizado desde mayo para las contrataciones de verano nos servirán para estar preparados. De este modo, no partimos de cero con nuestros clientes», explica Raúl Grijalba, director general de Manpower España.

También, el grupo de recursos humanos ha habilitado un teléfono las 24 horas para dar solución a los problemas de sus clientes: «Si llaman solicitando 40 personas, se las facilitamos en dos o tres horas. Esto lo podemos hacer porque los candidatos ya están preseleccionados», afirma Grijalba.

Por su parte, Javier Ayuso, director general de Start People, señala que «contratar a un gran número de personas en tiempo limitado es parte de la actividad habitual. En las circunstancias del mercado laboral, contamos con personal disponible en muchas categorías profesionales».

Respecto a la prevención, los intermediarios laborales indican que se realizarán los reconocimientos médicos que establece la ley a los empleados temporales. En el caso de que uno de los trabajadores contraiga la gripe, el protocolo de Adecco recoge que procurará a otro para cubrir esa baja sin ningún coste. Y Randstad proporcionará la vacuna para los puestos de trabajo donde sea necesaria.

http://www.expansionyempleo.com/

Be Sociable, Share!