Una encuesta realizada a más de 1000 trabajadores en Europa llevada a cabo por CareerBuilder, muestra que el 46% de los trabajadores despedidos de sus trabajos durante el año pasado han cambiado en algo su aspecto para resultar más atractivos a los empresarios.
Así, el 18% de las personas que buscan trabajo se visten para aparentar ser más jóvenes o mayores; el 10% ha perdido peso; el 6% ha cambiado el color o estilo de pelo y el mismo porcentaje ha mejorado sus características faciales maquillándose más o blanqueando sus dientes
Entre las medidas más drásticas se encuentran las inyecciones cosméticas, cirugía estética y eliminación de tatuajes. Un tercio de los europeos que buscan trabajo ha cambiado su información online, haciendo ajustes en sus perfiles de redes sociales para resultar más profesionales ante los empresarios.

Be Sociable, Share!