Un estudio publicado por Randstad estima que el 70% de las personas que buscan un empleo a través de una empresa de trabajo temporal (ETT) consideran que la situación del mercado laboral español será igual o peor durante 2010 que en el ejercicio pasado.
Los hombres son más pesimistas, ya que un 35% de ellos considera que las posibilidades de encontrar trabajo serán peores en el ejercicio actual, frente a un 30% de las mujeres.
La edad también influye sobre el optimismo de los que buscan un empleo. A pesar de que la tasa de paro de los más jóvenes duplica la del resto de ciudadanos, no son éstos los más pesimistas. El 31% de los menores de 25 años cree que la situación empeorará, frente a un 35% de los que tienen entre 30 y 44 años, y un 39,6% de los mayores de 45 años. Los más optimistas son los que tienen entre 25 y 29 años, grupo en el que el porcentaje de los que piensan que la situación empeorará es de un 29,5%.
Por otra parte, el servicio de estudios de Caixa Catalunya calcula que la economía del país se contraerá este año el 0,5 % y el empleo también seguirá cayendo, un 0,7%. Pese a ello, el retroceso económico del conjunto del ejercicio será mucho menor que el de 2009.
Mientras, la tasa de paro se mantendrá estable en el 17,8% este ejercicio, al llegar a un máximo del 18,2% en el primer trimestre e ir reduciéndose después.
El responsable del informe de Caixa Catalunya subrayó que lo peor de la crisis ha pasado y los ‘brotes verdes’ que comenzaron en la primavera de 2009 ‘se han consolidado’, si bien insistió en que persisten importantes riesgos en el escenario internacional que pueden hacer más difícil la recuperación. Entre estos riesgos citó el hecho de que la principal economía mundial, Estados Unidos, aún no ha absorbido todo el impacto de la recesión, así como que la crisis financiera mundial aún no se ha superado del todo, además del elevado déficit público que acumulan de los países avanzados.
Pese a todo, se estima que la economía española caiga mucho menos este año gracias a una menor caída de la demanda interna -consumo e inversión-, que restará al crecimiento un punto, mientras el sector exterior seguirá teniendo una aportación positiva, aunque leve, de seis décimas.En este año, se espera que el consumo de los hogares y la inversión moderen su descenso, que se cifra en el 0,8% y el 4,5%, respectivamente, mientras que las importaciones seguirán cayendo y la recuperación europea ‘no será suficiente’ para que las exportaciones vuelvan a crecer.
En cuanto al empleo, a lo largo de esta crisis, entre 2007 y este año, se habrán perdido 1,8 millones de puestos de trabajo, y para recuperar esa cantidad de empleo tendrían que pasar seis ejercicios desde 2011, y eso siempre que se creen 300.000 empleos por ejercicio. En cualquier caso, valoró la ‘extraordinaria flexibilidad’ que ha mostrado el mercado laboral del país frente a otras economías europeas que han optado por conservar el empleo y que en el próximo año y medio van a empezar a sufrir fuertes aumentos del paro.
Para los autores de este informe, el ajuste del empleo en la construcción prácticamente ha concluido, aunque aún calculan una caída del empleo del 0,5% en este sector para 2010. En la industria, donde el ‘colapso’ en la ocupación fue más inesperado y cuando acabe la crisis el empleo habrá caído hasta niveles de 1997, se calcula que también se reducirá el empleo este ejercicio, un 3,3%, aunque se irá recuperando en los sectores más competitivos. El único sector en el que crecerá la ocupación este año será el de los servicios, que se irán recuperando con la mejora económica, y en consecuencia aumentará un 0,6%.
El coordinador del informe de Caixa Catalunya advirtió en cualquier caso de que todavía quedan ‘años difíciles y de bajo crecimiento para España y para toda el área del euro’, así como para el conjunto de las economías avanzadas.

Be Sociable, Share!