Desde nuestra primera Ley de Extranjería, de 1985, la política inmigratoria se ha venido vinculando a la capacidad de absorción de nueva mano de obra por parte del mercado de trabajo español; es decir, a la denominada “situación nacional de empleo”. Consiste en una valoración de las necesidades de mano de obra no cubiertas por […]